domingo, 14 de junio de 2015

Máster en Producción y Gestión artística.


En Septiembre de 2014, Abraham M. se matricula en el Máster de "Producción y Gestión Artística", en la Facultad de Bellas Artes de Espinardo, Universidad de Murcia. Donde profundiza en el campo de la producción artística, indaga sobre el uso creativo de materiales experimentales, profundiza en el estudio de los géneros pictóricos, y adquiere conocimientos sobre el diseño y montaje de exposiciones de arte. 
Su trabajo de TFM se enfocó a la producción artística propia, cuyo trabajo tuvo por título: Nueve caminos de la creatividad. Una experiencia con la producción artística propia.
Trabajo donde Abraham M. desarrolló nueve obras artísticas, y se contextualizaron en un marco teórico, con la intención de acercar su técnica artística desde una metodología docente.

Los trabajos elaborados en el TFM fueron:
-Caracoles Gigantes. 2014
-Edén Onírico. 2014
-Composición Azul. 2015
-La Catedral Iluminada. 2015
-Abejas (Cortometraje). 2015
-Jardín Curvo. 2015
-La Soledad del Peón. 2016
-Rescate Nocturno. 2016
-Día quinto. 2016 - Sin fecha de finalización (esta última obra se presentó inconclusa, dada a la magnitud del proyecto y al tiempo límite de la convocatoria de la defensa en el Tribunal).
   


Abraham M. presentando su espacio web y obra, en la Facultad de Bellas Artes de Murcia. Año 2014.


Presentación de Caracoles Gigantes.


Exposición oral sobre los procedimientos en la creación artística con materiales experimentales. Año 2014.


Exposición oral sobre las funciones de la imagen, desde la Edad Media hasta la publicidad actual. Año 2014.


Exhibición, por primera vez en público, de la obra "La Catedral Iluminada". Donde se expuso todo el procedimiento creativo, desde la elección de materiales, los referentes visuales utilizados, y una breve descripción de todas las sesiones de trabajo, incluyendo material adicional de: "Así se hizo..." Año 2015.

viernes, 12 de junio de 2015

Abejas.

video

Así se hizo: Abejas.

Abejas, el proceso creativo. Es un vídeo experimental donde se muestra todo el desarrollo de un dibujo dedicado al paisaje, siendo las abejas el motivo central de todo el conjunto.
El material empleado para el dibujo fue: Portaminas 0,7 mm. de dureza B, carboncillo negro, para definir el fondo del dibujo, y un difumino, sobre un papel blanco de 50 x 70 cm.  

Para desarrollar el vídeo he tenido que cambiar la dinámica de trabajo, por ejemplo, dibujar una sola abeja, o una flor, durante toda una sesión de dibujo, dos o tres horas de trabajo por elemento. Pues combiné la actividad del dibujo con la fotografía, realizaba una fotografía por cada minuto aproximado de avance. Para que los cambios visuales no resulten muy bruscos a la hora de ver la animación montada, ya que quise dar la sensación de una lenta pero constante evolución de dibujo.

Las fotografías las realicé con una cámara digital de bolsillo, de 8,2 megapixels, sobre un trípode. La misma cámara con la que he ido documentando cada imagen de este blog desde el año 2008. Aunque la cámara me ha dado una buena resolución en las fotografías, me ha dado problemas a la hora fijar el objetivo a fotografiar. Esto me ha dado algunos márgenes de error durante la animación, observando movimientos donde no los quería. He intentado solventar esos errores reduciendo el tiempo de exposición por fotografía. 

El material fotográfico consta de 438 imágenes, no quería que el vídeo durase más de 5 minutos, por lo que cada imagen se expone a 0,48 seg. Me pareció el tiempo correcto para que la animación no fuese demasiado rápido, ni muy lento, sino a un ritmo normal, tirando a la calma, para transmitir la misma sensación que se tiene a la hora de elaborar un dibujo. La duración total del vídeo es de 4:18 minutos.
Para acompañar el vídeo, y hacer su visualización más amena, he seleccionado una pieza musical de P. Tchaikovsky. "Pas de Deux", de "The Nutcracker". (El cascanueces). Me pareció una buena elección, pues su acompañamiento transmite emociones similares que el dibujo que se va desarrollando durante el vídeo.

A continuación os dejo con una pequeña selección de dibujos que se usaron para el proyecto, para ilustrar parcialmente como fue el proceso del vídeo. 

 Abraham Moscardó.





































           

jueves, 11 de junio de 2015

La Catedral iluminada.


La Catedral iluminada.
2015
50 x 70 cm.
Portaminas y carboncillo sobre papel.
Patrimonio privado.
Obra inspirada en la obra de Caspar David Friedrich (1818).
Primera aparición en público: Facultad de Bellas Artes de Espinardo, Universidad de Murcia. 01-06-2015.

Así se hizo: La Catedral iluminada.


La Catedral iluminada es un dibujo que realicé en siete sesiones de dibujo, antes de explicar su desarrollo, nombraré los materiales utilizados para su producción: Un portaminas de 0,7 mm. de dureza B., carboncillo negro, un difumino, y un papal de 50 x 70 cm. 
La temática de esta obra, se inspira en el romanticismo del siglo XVIII, donde se representará la alegoría del amor puro, la nostálgica relación del hombre con la naturaleza, la libertad, y una visión propia sobre Dios.

Como se puede apreciar en la imagen de abajo, un elemento arquitectónico medieval será el protagonista central, que irá definiendo el resto de la obra. Se trata de la Catedral de Orihuela (Alicante), ubicado en la Calle Ramón y Cajal de la ciudad. Sin embargo, dicha catedral no se representará en su contexto urbano original, sino en un paisaje onírico e inventado.




Bajo la catedral se ha dibujado una estructura que la eleva, una pequeña isla, esta estructura hace que la Catedral se convierta en un objeto de admiración. Al mismo tiempo, impide la accesibilidad hacia la Catedral, la isla no posee pasos de acceso, la Catedral no puede ser visitada físicamente, sólo puede ser admirada con la contemplación desde afuera.


En la tercera fase de dibujo, realizo, en el lado izquierdo, una acumulación de rocas, colocando un ángel con cuerpo de mujer integrado en dichas rocas. 


En el lado derecho de la composición, represento otra acumulación de rocas, ubicando otro ángel, en esta ocasión masculino, integrado sobre las rocas. Por lo que ya se ven una pareja de ágeles. Estos ángeles representan el amor en su estado más puro, divino y sencillo. Sin las contradicciones y confusiones que el amor humano pueda tener. El amor de los ángeles se concibe aquí como un sentimiento inalcanzable, e incomprensible, para la lógica de los mortales.
Las estructuras de piedra, que vemos a ambos lados, enmarcan el elemento central de la obra, la Catedral, dándole así una lejanía, y hacen también una diferenciación entre lo que vemos en un primer plano y en segundo.


Añado bajo la isla que sostiene la Catedral el elemento agua, como parte de la naturaleza. El agua aquí aparece prácticamente con un saturado tono negro, para realzar las rocas y la isla que surge de ella. Tanto el agua, como la propia isla, favorecen la sensación inalcanzable de la Catedral. 
La Catedral en esta obra no tiene una función religiosa, estando además desposeída de los dogmas tradicionales del cristianismo, ya no es un templo de culto, sino que una pieza de admiración, una bella arquitectura que simboliza el anhelo de épocas pasadas.



Y para finalizar la obra, termino representando a Dios, con una poderosa corona de nubes que ilumina a la Catedral. En este dibujo hay una representación libre de Dios, ausente de la carga histórica de la Biblia, y además, forma parte del repertorio paisajístico.
La Catedral es el templo creado por el ser humano, mientras que la naturaleza es el templo creado por Dios. Ambos permanecen en comunión en la misma obra. Los rayos de luz simbolizan el Verbo, Dios habla con su peculiar lenguaje, da luz en un lugar sumergido de oscuridad.

Abraham Moscardó.